sábado, 1 de noviembre de 2008

ESTACION DESTINO


El cielo se va pintando con un apacible gris con su vomito de humo y el sonido que despide parece entonar una melodía en la que cada nota es una letra de tu nombre.
Observa… observa como su sensual vaivén es cada vez menos sinuoso… hasta detenerse. Incluso así es dueño y esclavo de todas las miradas.
De entre todas ellas solo una tímida e insegura parece traspasar la majestuosidad de su exterior y captar entre las pequeñas ventanas de madera la luz de sus candiles y el calor de sus braseros , esperando que se abra la puerta y de forma a la belleza oculta del vagón que en mi mente ya estaba dibujada.

Solo adentrándose en el podría verse su esplendor pero cada paso de mi espíritu no se ve acompañado por mi cuerpo y en esos momentos en un pequeño espacio se establecio una infinita distancia.

Los raíles muestran nerviosismo por reanudar la marcha y como los recuerdos la fugacidad es lo que lo dota a esos instantes de mayor magia.

Inmóvil veo como se cierran sus puertas, como en la partida de ajedrez de la vida , el no puedo gana la partida al quiero y nada perturba a la diosa rutina, convirtiendose de esta manera la perdida en inevitable.

Entre despedidas y lagrimas reanuda su sensual movimiento dejando a su paso dudas , interrogantes y dolor , en su viaje hacia la estación destino.

10 comentarios:

Nuria dijo...

Mira tu correo.
Un besazo.

txe dijo...

oda al tren

el cha ca chá del tren

buena, hasta parece vivo

Gustavo dijo...

¡Hace añares que no subo a un tren!
(Debemos ser la única ciudad del mundo que no tiene uno).

Carlos dijo...

La vida es un viaje; sólo queda seguir avanzando.

Saludos

calma dijo...

Me recuerda mucho tu forma de escribir a un amigo muy querido por mi, también asturiano.
Gracias por tu visita.
Volveré, seguro
Besos

Adolfo Payés dijo...

Saludos por aquí robando tu blog para llevármelo al mio así podre venir con mas frecuencia saludos un abrazo inmenso...

me gusta tu blog

NoSurrender dijo...

el tren es la mejor metáfora de la vida, sin duda.

Codorníu dijo...

Me parece que nos parecemos en esto de ver hacia donde nos dirigimos. En el Zen se dice: De corazón a corazón.

Un beso.
Siempre.

Allá dijo...

chucuchú
buenísimo

ir-n dijo...

Maravilloso.
Me encanta; me mueve, emociona...
Lindos los trenes; las estaciones, todo lo que al partir se gesta en el corazón, el pensamiento...
Gracias.